Todo el programa de interiorismo sigue la pauta arquitectónica: geometría y líneas puras, sin artificio ni abuso de materiales. Las sillas del comedor se han  fabricado en madera de iroko, la misma madera que cubre la pared y el techo del comedor. Los muebles de exterior son de polietileno blanco y aluminio, huyendo de toda rusticidad, tal vez aplicando un moderno concepto que suscriben diseñadores como Philippe Starck: el de que lo materiales industriales son los más respetuosos con su entorno, ya que no diezman bosques. Aunque el mobiliario se creó expresamente para esta casa, después ha sido producido por la firma Gandia Blasco.

El blanco es el único color que se ha utilizado para las tapicerías de toda la vivienda: de ahí esa luz que desprende. Hay un hilo conductor en todo el proyecto que se sigue sin interrupciones, nada chirría, nada parece superfluo ni añadido. El interiorismo se integra en la arquitectura, de aquí la coherencia que emana esta casa.

ENTRADA-8-Ca-Na-XamenaSalon-Ca-Na-Xemena-Ibiza-WEBcomedor-4-Ca-Na-Xamena-WEBCocina-Ca-Na-Xamena-WEBSalon-4-Ca-Na-XamenaIMG_0651 copia copiaBaño-Habitacion-Ca-Na-XamenaIMG_0662habitacion-4-Ca-Na-Xamena-WEBbaaño-Ca-Na-Xamena-WEBHabitacion-7-Ca-Na-Xamena-WEBhabitacion6-Ca-Na-Xamena-WEBHabitacion-azul-Ca-Na-Xamena-WEBBaño-Ca-Na-Xemena-WEBHabitacion-papa-2-Ca-Na-Xamena-WEBhabitacion-bajo-Ca-Na-Xamena-WEB